Médicos sin fronteras, destino: ayudar