Se encuentra usted aquí

¿Sabías qué...

...durante el reinado de Felipe II se condenaba a galeras a los bígamos?

Martes 24 de Marzo, 2015
En la sociedad europea en general –y en la española en particular–, el divorcio no fue reglamentado hasta el siglo XX, lo que no era óbice para abandonar al cónyuge y buscar a otra pareja, confiando en que el matrimonio anterior pasara desapercibido para las autoridades. Quiere esto decir que la bigamia era habitual en España. Bajo la monarquía de Carlos I y de Felipe II, esta práctica alcanzó límites alarmantes y se decidió endurecer la legislación.
En una ley de 1518, Carlos I establecía que los bígamos serían condenados a un destierro de cinco años. Tanta severidad no sirvió para solucionar el problema y su hijo endureció aún más la ley. En un primer momento, la responsable de perseguir este delito fue la Inquisición, pero el Santo Oficio carecía de jurisdicción sobre toda la población y, además, había controversias sobre si la bigamia era en sí una conducta herética. 
La pena a galeras se consideraba un escarnio público y era una forma de condena esclavizante que obligaba a los presos -galeotes- a remar durante años. 
Por este motivo, Felipe II promulgó una ley generalizada a todos sus súbditos que establecía que la pena sería la de vergüenza pública y diez años de galeras. Hasta ese momento, la condena a galeras se reservaba a casos de robo, hurto -sobre todo si eran violentos-, blasfemos, desertores, huidos de prisión, vagabundos y gitanos. Con el endurecimiento de la pena Felipe II condenaba a galeras también a bígamos, adúlteros y homosexuales. 
 
Felipe II fue el rey más poderoso de su tiempo y, además de contra los maleantes, tuvo que enfrentarse a una red conspiraciones dentro de la propia corte. 
 
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.