Se encuentra usted aquí

5 Cosas que no sabías de Correos

Martes 20 de Diciembre, 2016
No hay nada más grande que Correos. Es la empresa más importante del país en cuanto a número de empleados, centros de distribución, flota de vehículos…. Si hay algo que representa la marca España, eso es Correos. Sus diferentes iconos forman parte de nuestra vida. Nada sería igual sin Correos. Es tu sello. Mi sello. Nuestro sello.
Correos - Historia Iberia Vieja

300 años de Correos. 300 años de amarillo. 300 años de marca España. Hay pocas instituciones que nos representen más. Desde que cada uno de nosotros tiene memoria –y desde que nuestros abuelos la tienen, y los abuelos de nuestros abuelos, y sus abuelos– el anagrama y el color de Correos forman parte de nuestra vida.

Somos hijos de Roma y de ellos hemos heredado un sistema de calzadas y caminos sin antecedentes, en el que el sistema de postas jugaba un papel fundamental: los mensajeros recorrían aquellos caminos, en los cuales hacían parada –eso eran las postas– y daban el relevo a otro andador que portaba las buenas y malas noticias. Ese mecanismo siguió vigente durante mucho tiempo, hasta que en la Edad Media comenzó a dibujarse una estructura más sofisticada, aunque se siguieron utilizando las radiales construidas por los romanos para que los portadores de cartas recorrieran los caminos para transmitir mensajes. Fue el rey sabio, Alfonso X, el que empezó a dar forma a un “ejército” paralelo que, en vez de portar armas, portaba cartas. Hasta hoy.

1. El origen

Sin saberlo, muchas de las palabras que usamos hoy en día guardan alguna relación con el servicio de correos. Lo postal, como ya hemos explicado, tiene su  origen en las postas. Y cuando nos referimos a taxi –cuyo icono, por cierto, es amarillo– tenemos que recordar a su inspirador, Francisco de Tassis. Él no sólo fue el inspirador de los taxis, sino también de los correos modernos.

2. El por qué de la corneta

Cuando los postillones –así se conocía a los hombres de Tassis en la época– llegaban a las postas tocaban un cono para avisar de su presencia… Es por ello que la corneta se convirtió en el símbolo a partir del cual se creó el logo de Correos en la década de los 70 del siglo XX. Lo realizó, además, uno de los más grandes creadores e ilustradores del país, José María Cruz Novillo.

3. Locomoción para llegar más lejos

La estampa del cartero en moto –amarilla, por supuesto– forma parte del siglo XX y formará del siglo XXI. Pero antes hubo carromatos, trenes, coches e incluso caballos que recorrían cada día unas 30 leguas –170 kilómetros aproximadamente–.

En 1993 partió de la estación de Chamartín el último tren correo. Apenas 50 años antes, esos trenes hacían más de 250 servicios diarios. Gracias al desarrollo del ferrocarril se logró que todos los ayuntamientos tuvieran servicio postal diario.

4. El valor de los sellos

El invento del sello fue británico –el llamado Penny Black, que data de 1840– pero en ningún sitio como aquí se extendió su uso y normalización como forma de pago del franqueo, de modo que cuanto más pesado y seguro fuera un envío, más valían los sellos. Todavía hoy ese sistema sigue en funcionamiento. ¿Hay alguno mejor?

5. Un nuevo tiempo

Antes de acabar el siglo XIX, los españoles mandaban una media de cuatro cartas al día, pero todos se dieron cuenta –nos dimos cuenta– de que era factible llegar a cotas mayores, que pronto se duplicaron y triplicaron. Las modernas tecnologías han hecho que ya no se escriban cartas y postales como antaño; en los buzones ya no se encuentran tan a menudo cartas manuscritas, pero Correos sigue al pie del cañón. Por ejemplo, ¿sabías que cualquier comunicación oficial pasa por las manos –o los ordenadores, para ser exactos– del servicio de Correos? Las cifras acompañan: más de 3.000 millones de envíos al año, 50.000 empleados, 14.000 vehículos de flota y más de 9.000 puntos de acceso.

Mirar al futuro es también responsabilidad medioambiental. Por ello, en Correos han reducido al máximo la emisión de dióxido de carbono de sus vehículos. Años antes, su flota empezó a ser eléctrica, y la empresa dispuso una serie de servicios para que sus usuarios colaboraran en la sanación del planeta.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario