Se encuentra usted aquí

Coca-cola, ¿made in spain?

Miércoles 17 de Octubre, 2018
Se dice, pero es otra leyenda. La coca-cola no nació en España. Sin embargo, en nuestro país se diseñaron bebidas que pudieron parecerse mucho, aunque nunca dieron con la fórmula secreta, quizá ni exista… Alejandro Polanco.

El gigante que hoy es la empresa multinacional con sede en la estadounidense ciudad de Atlanta, The Coca-Cola Company, tuvo unos orígenes muy humildes que se remontan al año 1886 (ese año se comercializó la bebida y, en 1891, se fundó la compañía). La que posiblemente es la bebida gaseosa y refrescante más conocida del planeta, comercializada actualmente en prácticamente cualquier rincón de la Tierra, nació a finales del siglo XIX de un jarabe medicinal ideado por el farmacéutico John Stith Pemberton.

La obsesión de Pemberton había sido, durante décadas, el lograr una bebida que ayudara a la digestión y fuera a la vez estimulante, pensando sobre todo en los efectos de la planta de coca, que por entonces tenía gran predicamento. Hacia 1885, después de multitud de formulaciones diferentes, el farmacéutico unió diversos ingredientes, como las nueces de cola, a un preparado a base de jarabe de azúcar y sin alcohol. Aquella fórmula fue comercializada en farmacias al año siguiente y se comprobó que era un éxito.

El contable de Pemberton, Frank Robinson, creó toda una campaña de imagen para la nueva marca -logotipo, color y diseño-, con tan buen criterio que ha permanecido hasta hoy en su esencia. Fue el nacimiento de Coca- Cola, un imperio del que, por desgracia, nada supo el propio Pemberton, pues falleció con 57 años de edad en 1888.

El sufrido farmacéutico había pasado años intentando encontrar un remedio a sus propias dolencias, surgidas de heridas que había sufrido durante la Guerra de Secesión, lo que le había llevado a ser adicto a la morfina. No logró encontrar el remedio universal con el que soñaba, pero sin buscarlo creó una de las bebidas más célebres de la historia humana.

COCA-COLA LLEGA A ESPAÑA
La Coca-Cola era ya todo un fenómeno cuando, casi siete décadas después de su creación, llegó a España de forma oficial. Fue en 1953, año en el que se produjo la primera Coca-Cola de nuestro país, de la mano de las empresas embotelladoras Cobega y Casbega.

Nació así un conglomerado de embotelladores y distribuidores que, en muy poco tiempo, llevaron la bebida refrescante a toda España. Aquella estrategia permitió una difusión muy rápida del producto, pues poniendo en manos de empresas que ya conocían el terreno todo lo que era producción y distribución, se garantizaba una implantación relámpago.

Además, la publicidad y las películas norteamericanas ya habían allanado el camino promocional. Desde la primera botella de Coca-Cola producida en la barcelonesa fábrica de Cobega aquel año, hasta los años sesenta, el consumo de la bebida no dejó de crecer, de tal forma que se ampliaron los centros de embotellado para pasar a ocho fábricas a lo largo y ancho del territorio español.

Llegó más tarde la diversificación, con productos como Fanta, establecida en 1961 en su variedad naranja y un año más tarde en la variante limón, y en 1975 aparece Sprite lima-limón. Ya en los noventa nacieron Aquarius y Nestea al limón y, años más tarde, tónicas, zumos, bebidas para deportistas y agua embotellada.

La evolución de los productos españoles siguió la misma línea que en el resto del planeta, habiendo llegando en los ochenta las variedades de Coca-Cola light, sin azúcar, o la variante sin cafeína y con el nuevo siglo la Coca-Cola Zero. La evolución de la marca y sus productos en todo el mundo fue explosiva y puede afirmarse sin riesgo, que prácticamente en cada esquina de España, de la península, de Europa y el mundo, puede encontrarse algún producto relacionado con la compañía Coca-Cola. No está mal para el humilde origen de un jarabe creado por un farmacéutico empeñado en crear un remedio digestivo.

LA FÓRMULA SECRETA Y LA COLA VALENCIANA
Si hay un secreto industrial que es considerado mítico y emblemático ése es, sin duda, el de la “fórmula de la Coca-Cola”, que ha calado hondo en la cultura popular desde principios del siglo XX. Se ha contado de todo con respecto a este asunto, que sigue en el limbo de las leyendas modernas, desde que sólo dos personas conocen la fórmula completa, hasta que está guardada en misteriosas criptas.

Técnicamente no es factible que esto sea así, pero se trata de algo que ha dado misterio y empuje comercial al producto. Lo cierto es que el misterio ha constituido una estrategia de mercadotecnia realmente singular y no parece que haya nada que pueda luchar contra esa leyenda.

La Coca-Cola, bajo formulación original del farmacéutico Pemberton y patentada tiempo más tarde, en 1893, cuando comenzó a expandirse mundialmente, se basa en una combinación mantenida bajo secreto industrial basada en el uso de agua carbonatada, azúcares, extracto de nuez de cola, frutas, vainilla y otros productos en ciertas concentraciones.

Se comenta que contiene un ingrediente “desconocido”, el 7X, pero esto parece formar parte también de la leyenda. Aunque a lo largo de los años se han publicado decenas de variantes de la supuesta receta original, no se conoce realmente la proporción ni los ingredientes completos de la receta “mágica” de la Coca-Cola, por lo que el mito continúa alimentándose.

Sin duda, es una estrategia comercial muy efectiva. Ahora bien, como en toda leyenda, hay ramificaciones fascinantes. Si el misterio de la fórmula de la Coca-Cola ha llamado la atención del público como reclamo comercial, durante más de un siglo, no menos llamativo es el hecho de que existan historias sobre bebidas similares creadas anteriormente a la famosa fórmula de Pemberton. En concreto, una de las historias más asombrosas a este respecto es el de cierto jarabe a base de nuez de cola que apareció en el municipio valenciano de Aielo de Malferit y que ha causado cierto revuelo en prensa en los últimos tiempos. 

En este lugar, en una antiquísima destilería, se hallaría lo que se afirma que es el precursor de la Coca-Cola. El tema está oscurecido por las brumas del tiempo, pero parece ser que a finales del siglo XIX uno de los productos de esta destilería, distribuido en diversos lugares del mundo, era un jarabe conocido como Nuez de Cola-coca, que empleaba como ingredientes de su fabricación nueces de cola y hojas de coca del Perú.

Aunque es una historia muy curiosa, todavía no está claro el posible nexo entre las dos fórmulas, en una época en la que este tipo de jarabes nacían por doquier, pero la similitud entre ambas formulaciones es curiosa. El representante comercial de la destilería viajó hacia 1885 con botellas del producto a Estados Unidos y es precisamente ahí donde se ha visto ese escurridizo nexo de unión entre los dos productos de cola. Lo que está claro es que en Aielo de Malferit están convencidos de que su querido producto, nacido en una de las más antiguas fábricas de licores de España, fue el precursor de la Coca-Cola.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario