Se encuentra usted aquí

"¿Mujeres militares? No fastidies"

Viernes 14 de Diciembre, 2018
"Tengo un cariño especial por las Fuerzas Armadas, donde tengo buenos amigos, pero la realidad es que les sigue costando ver a mujeres en puestos de alta responsabilidad." Fernando Rueda

Hace 30 años, entreabrieron una puerta que muchos desde dentro no creyeron posible. Un experimentado militar me lo reflejó unos años antes con una frase lapidaria: “¿Mujeres militares? No fastidies”.  

Pues sí, en septiembre de 1988, 27 chicas ingresaron orgullosas, aunque algo temerosas, en las academias militares. Un éxito, aunque todas ellas habían cursado antes una carrera civil que les sirvió para entrar en cuerpos de los que vulgarmente se llaman no combatientes, como médicos, ingenieros o interventores.

Todavía habría que esperar más de diez años para que se consagrara una igualdad real, ya con unas Fuerzas Armadas profesionales. En 1999 las mujeres podían entrar también en las unidades combatientes.

Aparentemente dejaron de ser ese sexo débil que no podía acudir a primera línea de combate, aunque muchos de sus compañeros tardaron en asimilarlo y aún hoy a algunos les cuesta. Una de cada seis militares ya es mujer con todos los derechos, aunque todavía ninguna ha llegado a general.

Tengo un cariño especial por las Fuerzas Armadas, donde tengo buenos amigos, pero la realidad es que les sigue costando ver a mujeres en puestos de alta responsabilidad.

La igualdad sigue sin ser real y el machismo sigue imperando. La presencia de las mujeres es muy importante, pero siguen siendo víctimas de acoso sexual y desconsideración por parte de algunos de sus jefes y compañeros. La inmensa mayoría las acepta como iguales, pero esa lacra de gente supremacista todavía no ha sido extirpada.

Es cierto que en otros ejércitos el problema es similar y en Estados Unidos son muchas las denuncias por violación, que los altos mandos tratan de ocultar. Por eso, 30 años después del ingreso de las mujeres en las FAS, la ministra de Defensa, Margarita Robles, debería impulsar esas medidas para que de una vez por todas la igualdad sea real.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario