Se encuentra usted aquí

El Pilar de la Virgen

Jueves 31 de Enero, 2019
La Basílica del Pilar es uno de los principales templos de la cristiandad con un pasado tan único como especial. Tal y como reza la jota: “la Virgen del Pilar dice que no quiere ser francesa, que quiere ser capitana, de la tropa aragonesa”. Marcelino González.

El 12 de octubre es día de grandes celebraciones en España. Es la fiesta de la Hispanidad; es la que antes se llamaba la fiesta de la Raza; se conmemora el descubrimiento de América realizado por Colón allá por el 12 de octubre de 1492; y sobre todo es la fiesta de la Virgen del Pilar, patrona de muchos sitios, lugares, entidades y organizaciones, y protagonista de innumerables coplas.

Por ser la luz que me guía
es mucho lo que te quiero
Eres Virgen del Pilar
mi caminico hacia el cielo.

LA VISITA DE LA VIRGEN DEL PILAR A ESPAÑA
La tradición de la visita de la Virgen del Pilar a España fue recogida en un códice del siglo XIII que se conserva en Zaragoza. Narra que el apóstol Santiago el Mayor, antes de partir a predicar el Evangelio tuvo una conversación con la Virgen, quién le animó y le prometió visitarlo en el lugar donde lograra más conversiones.

Vino a España, predicó por Asturias, Galicia y Castilla, y llegó a Cesaraugusta, la actual Zaragoza, que ya era una urbe de cierta importancia (su bimilenario fue conmemorado en 1976). Allí continuó predicando, hizo conversiones, y tuvo algunos discípulos con los que descansaba por las noches a orillas del Ebro. Durante uno de los descansos se le apareció la Virgen sobre un pilar de mármol, rodeada de coros de ángeles.

“Es María la Reina de España, que un día el Ebro quiso visitar, y por eso los hijos de España y le llamamos Madre del Pilar”

Era el 2 de enero del año 40 según el calendario romano, y María pidió a Santiago que edificara una capilla en aquel lugar, le prometió “milagros admirables” para todos los que acudieran a orar a ella, y dejó el pilar para que siempre permaneciera allí. Y cuentan que Santiago regresó para bendecir a los maños por lo mucho que querían a su Virgen:

Por el puente de Santiago
dicen que Santiago vuelve,
pa bendecir a los maños
por lo mucho que la quieren.

EL SANTUARIO DEL PILAR EN ZARAGOZA
De acuerdo con los deseos de la Virgen, al borde del Ebro surgió una iglesia que se convirtió en la actual basílica, donde es venerada la Virgen, y donde el río se remansa para convertirse en silencioso espejo. De aquella iglesia, que fue la primera dedicada a María y se llamó de Santa María del Pilar, se tienen conocimientos a través del códice del siglo XIII. La arqueología y la historia también apuntan que allí hubo una iglesia desde tiempos antiguos.

En Zaragoza se conserva desde el siglo IV el sarcófago de Santa Engracia, con un bajorrelieve que representa a la Virgen apareciéndose al apóstol. Otros datos señalan que antes de la invasión musulmana, en el 714, en la zona existía una iglesia dedicada a la Virgen.

Sobre el año 835, un monje escribió que en la iglesia de la Virgen de Zaragoza había servido en el siglo III el mártir San Vicente. Los sarracenos destruyeron el templo primitivo, que a partir de 1118, tras la reconquista de Zaragoza, fue reconstruido en estilo románico. En 1434 sufrió un gran incendio y se reconstruyó de nuevo en estilo gótico. Ante la gran cantidad de gente que acudía a visitarlo, en 1681 se empezó a levantar sobre sus muros otro templo de mayores dimensiones, con diseños de Felipe Sánchez, Herrera y Ventura Rodríguez.

Las cúpulas y capillas fueron acabadas en 1872, y mas tarde se añadieron cuatro torres, de las que la construcción de última finalizó en 1961. Así, aquella pequeña iglesia de mediados del siglo I es hoy una gran basílica de 11 cúpulas y 4 torres que se refleja en el gran río que le besa los pies. De las iglesias primitivas queda muy poco, de la románica hay vestigios en la entrada principal, y de la gótica quedan puertas en una sacristía y un retablo.

Hoy es una bella basílica a la que van los fieles, inmortalizados por el cine en la película muda de 1896 “Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza”, de Eduardo Jimeno Correas. Y cada 12 de octubre acude a ella mucha gente para visitar a la Virgen, rendirle pleitesía, darle las gracias por algún favor concedido o sencillamente cantarle una copla.

EL PILAR Y LA VIRGEN
En la iglesia ha permanecido siempre el pilar de la Virgen; la piedra sobre la que, según la tradición, se apareció a Santiago. Es una columna cilíndrica de mármol de casi 1,70 m de altura y 25 cm. de diámetro, sobre la que descansa una tallada de madera de estilo gótico y casi 40 cm. de altura, que representa a la Virgen con el niño Jesús en la mano izquierda mientras con la derecha coge su manto.

El niño tiene un pájaro en su mano izquierda y con la derecha coge el manto de su madre. Esta imagen, que ya estaba en la iglesia románica y fue respetada por el incendio de 1434, ha sido reproducida en múltiples soportes, cuadros, estampas religiosas, tarjetas postales, sellos de correos, cromos de colección, etc.

La advocación de la Virgen del Pilar ha sido objeto del fervor popular desde los principios del cristianismo, y su venida a Zaragoza cuando aún vivía en Palestina, es recordada por la tradición, la devoción, la historia, el arte, la arquitectura..., y las coplas que no dejan de cantarla.

EL CASO DEL COJO DE CALANDA
Uno de los milagros más conocidos es el del cojo de Calanda (Teruel), Miguel Juan Pellicer, al que en 1637 le había sido amputada una pierna gangrenada por el atropello de un carro, y le volvió a aparecer totalmente reimplantada en 1640, como si nada hubiera ocurrido.

Pellicer era muy devoto, y parece que el milagro se debió a algún sueño relacionado con la Virgen del Pilar, o al aceite de su lámpara. El acontecimiento tuvo muchos testigos, fue narrado en libros, se recuerda en cuadros -de los que uno se encuentra en la basílica-, se conmemora en sellos de correos y en otros soportes, y lo cantan los juglares de ferias.

LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN DEL PILAR
Siguiendo con su historia, el 20 de mayo de 1905 tuvo lugar la coronación de la Virgen del Pilar por el Papa Pío X. Y en los muros de la basílica cuelgan las banderas ofrecidas por las naciones hispanoamericanas en un acto del 1908, como muestras del fervor que la Virgen del Pilar despierta en América.

Tanto es así que el Papa Juan Pablo II proclamó en 1984 a la Virgen del Pilar “Patrona de la Hispanidad”, que es uno de los muchos patronazgos que ostenta, ya que también es patrona del arzobispado de Zaragoza, del Cuerpo de Funcionarios de Correos desde 1918, y del Cuerpo de Secretarios, Interventores y Depositarios de la Administración Local desde 1928.

Y desde 1913 también lo es de la Guardia Civil. Y tiene su protagonismo en otros ámbitos, como en los submarinos españoles, ya que cuando Isaac Peral hizo sus inmersiones con el submarino experimental Peral, le acompañó una pequeña imagen de la Virgen del Pilar. Precisamente dedicadas a Isaac Peral y a su submarino. Casi 60 años después, la diputación de Zaragoza donó una imagen de la Virgen del Pilar a la base de submarinos de Cartagena, que desde entonces también es marinera y preside la escalera principal de su edificio de mando.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario