Se encuentra usted aquí

En la playa de Chesil

Viernes 15 de Junio, 2018
Se estrena en cines 'En la playa de Chesil', una emotiva historia de amor entre una violinista de clase alta y un estudiante de clase obrera que viven en un contexto previo a la revolución cultural y sexual de occidente.

“En la playa de Chesil” es una emocionante historia que se ambienta en 1962, cuando todavía no se había publicado el primer LP de los Beatles y El amante de lady Chatterley estaba aún prohibido en Gran Bretaña.

El escritor Ian McEwan situó la tormentosa historia de amor que relata su novela Chesil Beach (Anagrama, 2008) en la playa de Chesil, un gran banco de arena de veintinueve kilómetros enclavado en Dorset, en el sur de Inglaterra. Su novela es pequeña, lo cual la hace ideal para ser adaptada a una narración cinematográfica.

Florence y Edward , los protagonistas de la narración, tienen poco más de 20 años. Ella de clase media-alta; él, de clase baja, aunque con un sentido de respetabilidad típico del periodo.

Inocentes, vírgenes y enamorados, se casan y pasan su primera noche de bodas en un hotel, junto a la famosa playa de Chesil. Lo que sucede esa noche, entre sus palabras y sus silencios, cambiará sus vidas para siempre, poniendo de manifiesto el abismo cultural y emocional que separa a los dos amantes en un contexto propio de principios de los 60, justo antes de la revolución sexual y cultural de occidente.

Chesil Beach, es una de las novelas británicas más aclamadas del siglo. Publicada en 2007, fue nominada al Booker Prize, cosechando excelentes críticas y convirtiéndose en un best seller. Sin embargo, ha transcurrido prácticamente un decenio hasta su adaptación a la gran pantalla.

Pasó por manos de dos o tres productores interesados por la historia, pero el proyecto languideció a causa de dificultades de financiación. En 2015 empezó a rodarse bajo el auspicio de la productora Elisabeth Karisen, que contrató a Dominic Cooke como director, el cual se ha estrenado en la gran pantalla con este filme, dado que hasta ahora había dirigido obras de teatro de éxito. Tras rodarla, Dominic ve paralelismos con la historia de Ian: “Hay una nostalgia tóxica de la historia. Queríamos darle a la película un elemento extra. Queríamos dar otra versión sobre el pasado.”

Saoirse Ronan y Billy Howle son los dos jóvenes actores que dan vida a los protagonistas de esta historia de amor rodada con maestría y que cuenta con que escenas en un hotel o en la playa fueran grabadas sin corte alguno, lo cual todo actor agradece, según cuenta la actriz protagonista, dado que en la vida no hay cortes.

“Mi carrera está definida por proyectos que me apasionan, aunque no siempre de forma inmediata. Las ideas aparecen. Siempre ocurre lo mismo con ellas – se te meten en los huesos. Cuando van contigo, piensas que deberías hacer algo con ellas.” dice el director. 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario