Se encuentra usted aquí

EL CAMINO DE SANTIAGO

Viernes 23 de Abril, 2010
Procedentes de los primeros siglos de nuestra era, nos llegan noticias que mezclan historia, realidad, tradición y leyenda, y nos hablan de la venida del Apóstol Santiago el Mayor a España para predicar el Evangelio. Comentan el regreso de sus restos a Galicia, traídos por sus discípulos tras su martirio, para recibir sepultura en los confines de la tierra a donde había venido a predicar. Y narran el posterior hallazgo de su sepulcro a principios del siglo IX.

Por: Marcelino González Fernández


Libros Recomendados :
CAMINO DE SANTIAGO
¡ Visita nuestra Tienda !
La aparición del sepulcro del Apóstol propició la creación de una pequeña iglesia, que tras sufrir modificaciones, destrucciones, mejoras y grandes cambios, se ha convertido en el gran monumento en piedra, joya del románico, barroco y neoclásico, que es hoy la Catedral de Santiago de Compostela. Y a la sombra de aquella iglesia y mientras se convertía en catedral, crecía un pequeño poblado, que con el tiempo llegó a ser la actual ciudad de Compostela; museo abierto al visitante, centro de peregrinación, punto de atracción turística, sede de la cultura, cuna de una gran universidad, capital de la Xunta de Galicia y Patrimonio de la Humanidad.

En el lugar donde apareció el sepulcro, Alfonso II ordenó construir una iglesia que fue consagrada en el 834, alrededor de la cual se desarrolló y creció la ciudad. Alfonso III reemplazó la iglesia primitiva por una mayor, consagrada en el 899. En el 997, Almanzor arrasó Santiago y destruyó la iglesia llevándose las campanas. Y los vikingos sembraron de destrucción por las costas cercanas.

Sobre el 1075, el obispo Diego Peláez y Alfonso VI empezaron a construir la actual catedral sobre el emplazamiento de la anterior iglesia, y hacia el 1128, gracias al empeño del obispo de Santiago, Diego Gelmírez, y de Raimundo de Borgoña, concluyó la mayor parte de la nueva catedral, cuya finalización se puede datar hacia el 1211. Según el Códice Calixtino, en la primera etapa de su construcción tomaron parte los arquitectos Bernardo “el Viejo” y Roberto, y en la segunda los maestros Esteban, Mateo y Bernardo “el Joven”.
Construida en estilo románico, la planta es de cruz latina con el brazo longitudinal más largo que el transversal, y su longitud es de unos 97 metros. Tiene tres naves, con la central doble de ancho que de las laterales. Cuenta con una girola que rodea la capilla mayor, y con tribunas situadas sobre las naves laterales, con su misma anchura. Y aunque por la época de su construcción la catedral es de estilo románico, a lo largo de su existencia ha sufrido cambios y ha recibido nuevas estructuras siguiendo los estilos de cada época: renacentista, barroco y neoclásico.

En la intersección del crucero, sobre el punto donde yacen los restos de Santiago está la Capilla Mayor con el Altar Mayor, sobre el que se encuentra la imagen del Apóstol que es abrazada por los peregrinos. La catedral cuenta con otras capillas (Sagrado Corazón, Santa Catalina, San Antonio, San Nicolás…), un claustro, un espacioso museo, y una cripta bajo el Pórtico de la Gloria. Son dignas de mención sus fachadas, que forman conjuntos muy bien armonizados con sus respectivas plazas: Obradoiro, que cubre el Pórtico de la Gloria; Azabachería; Platerías; y Quintana.

La gran fachada oeste del Obradoiro, obra barroca de Fernando de Casas Novoa, es el punto más fotografiado de la catedral y de la ciudad. Construida a mediados del siglo XVIII en sustitución de la primitiva fachada románica y para proteger el Pórtico de la Gloria de las inclemencias del tiempo, tiene tres cuerpos muy decorados, y a los lados muestra dos bellas torres gemelas de 74 metros de altura. Cuenta con grandes huecos acristalados que proporcionan luz al Pórtico de la Gloria. En la parte alta central muestra una imagen del Apóstol, más abajo aparecen las de sus discípulos Atanasio y Teodoro, y en el centro hay una urna que representa el sepulcro del Apóstol, y una estrella en recuerdo de las que había visto Payo. En las torres están las imágenes de Salomé y Zebedeo. Sobre las balaustradas aparecen las de Santa Bárbara, Santiago el Menor, Santa Susana y San Juan. Y en la parte baja está la escalinata de acceso desde la plaza, construida hacia el 1606 por Ginés Martínez..

Tras la fachada del Obradoiro se encuentra el Pórtico de la Gloria, obra del Maestro Mateo y magnífico ejemplo de la escultura románica. Fue construido entre los años 1168 y 1188, cuenta con unas 200 figuras que hacen referencia al Apocalipsis y en sus principios estaba policromado. Se divide en tres arcos de medio punto. En el centro aparece la imagen de Cristo con los cuatro evangelistas, en las arquivoltas están las imágenes de 24 ancianos, y el conjunto se completa con otras imágenes y representaciones: Juicio Final, San Gabriel, Apóstoles, genealogía de Cristo, Adán y Eva, Santísima Trinidad, ángeles, demonios y otras. El arco central está dividido por una columna parteluz donde los peregrinos han dejado su huella. Muestra la imagen de Santiago que parece dar la bienvenida a los peregrinos, y la del “Santo dos Croques”; una figura mirando hacia el interior, que podría ser la del maestro Mateo.
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario