El deber de informar es el deber de revelar | Historia de Iberia VIeja

Se encuentra usted aquí

El deber de informar es el deber de revelar

Jueves 22 de Febrero, 2018

La Transición está repleta de renglones torcidos. El hecho de que aquí se haya tomado la deicisión de borrar la memoria no convierte a nuestro pasado reciente en algo para ensalzar. Ser consciente de que todo y todos tienen o tenemos agujeros negros no nos hace peores. No hay nada más importante que saber, aunque lo que se sepa moleste y rompa los esquemas que nos hemos hecho sobre las cosas. En esos esquemas está el hecho de que España —más bien los renos que conformaban España— descubrió América y ha costado muchas décadas e informaciones darnos cuenta de que las evidencias demostraban que Colón fue casi el último en llegar, pero ello no es óbice para sentenciar que su llegada fue la que transformó la historia de la humanidad, por mucho que otros hubieran surcado antes los mares. Tanto nos hemos centrado en América que nos hemos olvidado de que otras partes del globo, como Australia, fueron exploradas por nuestros navegantes antes de que cualquier otra potencia supiera que había una gran isla-continente en las antípodas. El hecho de que Australia se llame Australia —viene de Austrialia, es decir, de la dinastía de los Austrias, que reinaban entonces— no es casualidad y por eso hemos publicado un reportaje sobre este hecho. No éramos especiales ni mejores que otros, pero no se puede olvidar que fuimos los primeros en explorar aquellas tierras.

Tenemos que sacar pecho de ese hecho desconocido que no forma parte del corpus de ideas del mismo modo que podemos y debemos presumir de la reciente Transicón, que ha servido para que España saliera de una dictadura de décadas sin que los ciudadanos se enfrentaran por ello y que las ideas de los contrarios no supongan motivo de odio. Pero nada de eso quiere decir que no existieran nubarrones sobre el conocimietno de lo ocurrido, que hemos conocido y sabido gracias a numerosos documentos secretos que han aparecido en los últimos tiempos y que han arrojado luz sobre nuestro pasado. Nosotros hemos sacado esos documentos, lso hemos publicado y hemos contribuido a dar luz a aquello que algunos no han querido que se sepa.

Gran parte de esos documentos han visto la luz gracias al impulso original de Wikileaks y la persona que hay detrás de ese movimiento que ha contribuido a cambiar el mundo, Julian Assange. Nosotros, como otros muchos medios de comunicación, hemos dado luz verde a esos documentos, pero no deja de llamar la atención que ahora que el gobierno británico acaba de decidir mantenerlo en prisión —se encuentra recluido en una embajada y con graves probelmas de salud— los medios que se aprovecharon de los documentos secretos que publicó no se impliquen lo suficiente a la hora de denunciar lo que está sucediendo, que es de una gravedad sin parangón. La prensa y los periodistas tienen que denunciar cuando desde arriba se queire ocultar la realidad. Por ejemplo, en el caso de Tabarnia todo empezó como una broma —con raíces históricas y un fundamento en el pasado, por eso lo hemos traído a nuestras páginas— pero el movimiento necesariamente lúdico de su arranque se ha confundido y ha sido capitalizado por personas que sólo buscan enfrentar y dividir a los propios catalanes y han tomado partido, usando el nacionalismo que dicen combatir, por una idae que se ha materializado en una bandera que incluye símbolos que están siendo empleados por movimietnos ultras y violentos.

 

Bruno Cardeñosa

Director

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario