Se encuentra usted aquí

Forja: los “monjes militares” que conspiraron en la sombra

Viernes 03 de Agosto, 2018
Todavía nos quedan muchas cosas por saber… Una de ellas es la relativa a Forja, una organización religiosa y militar que cobijó a personajes que acabaron siendo muy importantes en la Transición y cuyos nombres aparecieron en los momentos más tenebrosos de la democracia. Este grupo es, quizá, una de las piezas que falta para completar la historia en el siglo XX. Fernando Rueda

Progresistas o conservadores, franquistas o demócratas, reformistas o atados al pasado. Los protagonistas de esta narración encajan en todos esos conceptos en algún momento, una contradicción que puede resultar incomprensible si no se mira con la lupa adecuada: los profesionales de la conspiración tienen capacidad para ponerse cualquier tipo de calzado sin que les abra heridas.

La historia de esa parte oscura y trascendental de los avatares de España comienza en el año 1948, cuando el capitán Luis Pinilla crea el Colegio Preparatorio Militar, apoyado por la Falange. Su principal objetivo era acercarse a jóvenes de clase baja, en especial huérfanos de la Guerra Civil, para ayudarles a ingresar en la Academia General de Zaragoza.

Su ideario ponía énfasis especial en la religión y en la ayuda a los más necesitados. Uno de los jóvenes que entró ese año fue Javier Calderón, cuyo padre había sido fusilado en 1937 por los republicanos y cuya madre se había ido a Madrid en la posguerra para poder sacar adelante a sus seis hijos.

El joven aspirante a militar se sintió plenamente identificado con los ideales de Pinilla y conoció en las actividades que montaban fuera de clase al sacerdote jesuita José María de Llanos. Cuando en 1949 ingresó en la Academia General, como algunos otros de sus compañeros, siguió en contacto con Pinilla y Llanos participando en reuniones y ejercicios espirituales.

Esos ideales se plasmaron en 1951, cuando durante un retiro religioso en la Semana Santa, en Segovia, crearon el grupo Forja, que pretendía llevar su doctrina religioso-militar al seno de las Fuerzas Armadas y a la sociedad civil.

De hecho, cuando Calderón y sus compañeros de Forja consiguieron las dos estrellas de seis puntas de teniente, colaboraron todo lo que pudieron en las actividades que el padre Llanos comenzó a mediados de los años 50 entre los más pobres en el Pozo del Tío Raimundo, en Madrid, siempre bajo el control del Frente de Juventudes. 

Los tenientes fueron ascendiendo, se les sumaron otros militares jóvenes, y Forja fue adquiriendo una importancia que no transcendió en un primer momento en el Ejército, siempre siguiendo la batuta de Luis Pinilla, que fue consagrando una carrera destacada.

FORJA, EN EL SERVICIO SECRETO
Calderón, como baluarte del grupo, dio en 1971 un paso trascendental en su vida profesional que acarreó un movimiento generalizado entre sus compañeros de Forja. Ese año había sido designado responsable de la Primera Sección del Alto Estado Mayor el general Manuel Gutiérrez Mellado, que durante la Guerra Civil había desempeñado misiones de espionaje.

Todavía no tenía una sólida relación con Calderón, que ese mismo año fue destinado a la misma institución para cumplir misiones de inteligencia, dirigidas al contraespionaje y a la guerra contra la subversión interior. Allí, los dos establecieron una profunda amistad que convirtió a Gutiérrez Mellado en el hombre que impulsaría en el futuro la carrera del entonces capitán, del que sería un gran amigo.

Poco a poco, militares de Forja fueron desembarcando en el servicio de información del Alto Estado Mayor. De entre ellos destaca José Luis Cortina, quien sería nombrado jefe de la unidad operativa. Su presencia nada casual fue detectada por José Ignacio San Martín, que había sido director de la Organización Contrasubversiva Nacional, refundada en 1973 en el Servicio Central de Documentación, el otro servicio secreto español junto al del Alto Estado Mayor.

A San Martín no le gustaba nada el grupo de influencia creado bajo el paraguas de Forja y no permitió que ninguno de sus integrantes aterrizara en sus dominios. No se fiaba de ellos y los bloqueó totalmente. Sin embargo, tras su cese les dejó el camino expedito. Las nuevas circunstancias resultaron muy favorables para Calderón y sus compañeros. En 1977, Manuel Gutiérrez Mellado, vicepresidente del gobierno de Adolfo Suárez, crea el Centro Superior de Informaciones de la Defensa (CESID), en el que integra el SECED y la Tercera Sección del Alto Estado Mayor.

Javier Calderón, José Luis Cortina, Florentino Ruiz Platero, Luis Guerrero o Juan Ortuño, entre otros integrantes de Forja convertidos al espionaje, ingresaron en el nuevo servicio y poco a poco se fueron haciendo con el poder. No un poder visible, pues son poco más que comandantes y la dirección la tenían que ocupar generales. José María Bourgón y Gerardo Mariñas no impidieron que se creara un poderoso grupo de influencia de los hombres de Forja, respaldados por Gutiérrez Mellado.

No ostentaban el mando, pero el servicio del día a día estaba en sus manos. Cuando el coronel de Infantería de Marina Narciso Carreras fue designado director en funciones del CESID en agosto de 1980, su falta de actividad permitió que tomara el poder en la sombra el designado como Secretario General unos meses antes, Javier Calderón. Para entonces, otros acontecimientos habían marcado de una forma destacada el devenir del grupo Forja.

MILITARES “REBELDES”
Un acontecimiento marcaría los últimos años del franquismo. En 1973, un grupo de jóvenes militares idealistas se reunieron para intentar poner fin a la dictadura. La mayor parte de ellos no eran de izquierdas, pero se pusieron en marcha para cambiar la situación política del país.

Una parte importante de sus integrantes pertenecen al grupo de Forja, aunque el entonces general Pinilla no aceptara entrar a formar parte de lo que terminaría denominándose Unión Militar Democrática (UMD). Los militares se reunían teniendo claro que en ningún momento iban a dar un golpe de Estado, pero conscientes de que estaban posicionándose frente a la dictadura.

Guardar silencio sobre sus actividades fue una tarea imposible y el SECED llevó a cabo una investigación que los delataba que culminó el servicio de información del Ejército de Tierra, al que pertenecían la mayor parte de los sublevados. Había decenas de implicados, pero el capitán general de Madrid, Federico Gómez de Salazar, decidió limitar el alcance de las detenciones, lo que permitió que en la foto que se hicieron posteriormente los procesados solo aparecieran nueve de ellos.

Julio Busquets, fundador de la asociación y años después diputado del PSOE, admitió que 26 militares pertenecían al mismo tiempo a Forja y a la UMD. Otra prueba de la relación estuvo en que tres de los principales integrantes de Forja, Luis Pinilla, José Luis Cortina y Javier Calderón, asumieron las defensas de varios compañeros en el juicio militar.

Esta simbiosis podía hablar de una evolución en el pensamiento del grupo creado al amparo de la ideología falangista, pero también del deseo de muchos de sus integrantes por participar de alguna forma en la vida política del país, algo que ya habían puesto de manifiesto algunos de ellos unos meses antes y que estaba en sus inicios en ese momento.

SOCIEDAD DE ESTUDIOS POLÍTICOS
Los miembros de Forja habían comenzado dedicándose a propagar la religión entre los más desfavorecidos, habían seguido convirtiéndose muchos de ellos en espías y hasta habían sido los inspiradores de una rebelión militar, pero en 1974 también dieron un paso para entrar abiertamente en política y posicionarse para la democracia que vendría tras la muerte de Franco.

Un grupo de civiles –entre los que habría cargos públicos en el futuro– creó una sociedad de estudios políticos llamada GODSA (Gabinete de Orientación y Documentación). Junto a ellos, en un discreto segundo plano, aparecieron los monjes-espías de Forja: Javier Calderón, José Luis Cortina, Florentino Ruiz Platero, Luis Guerrero, Prudencio García y Juan Ortuño.

Algunos investigadores militares –“colectivo Alborán”– llegan a afirmar que fue GODSA quien consideró que el mejor candidato para liderar un partido político conservador era Manuel Fraga y que así se lo hicieron saber al interesado. También defienden que los movimientos de este gabinete iban de la mano de los intereses de la CIA estadounidense, que querían una Transición política sin sobresaltos de la dictadura a la democracia con dos grandes partidos, el PSOE y otro conservador.

Los proyectos de GODSA fueron básicos para la creación de Reforma Democrática, que posteriormente dio paso a Coalición Democrática, que terminó siendo Alianza Popular. Las relaciones de GODSA con Fraga y su partido fueron prioritarias no solo en los primeros años de la democracia, también durante la etapa de consolidación del Partido Popular en la oposición, incluso cuando Fraga dejó la política nacional para irse a Galicia y José María Aznar llegó a la presidencia del Gobierno.

AÑOS DE SILENCIO ANTES DEL REGRESO
Con Felipe González y el Gobierno socialista en el poder (1982-1996), el grupo Forja regresó a sus cuarteles de invierno. Pero ni mucho menos dejó de moverse en las sombras preparando el camino para retomar el control de las alcantarillas del poder. Los militares se dedicaron a desarrollar sus carreras sin dar motivo para que nadie pensara que mantenía ese estrecho vínculo creado en la juventud gracias al impulso de Luis Pinilla, que seguía haciendo de gallo con sus polluelos.

Sus discrepancias ideológicas con un sector de sus protegidos nunca se visualizaron, pero quedaron claras. Durante el intento golpista era director de la Academia General de Zaragoza y se negó a obedecer la orden de su capitán general, Antonio Elicegui, de acuartelar las tropas. Sin duda desconocía en ese momento que algunos de sus muchachos habían promovido el golpe.

Siempre mantuvo la idea de ayuda a la juventud, algo que otros integrantes del grupo fueron olvidando. En 1984 colgó el uniforme y se fue con el padre Llanos a ayudar al Pozo del Tío Raimundo. Los integrantes de Forja dentro del CESID continuaron su carrera en el espionaje marcando distancias con la etapa de Calderón y Cortina, en lo que fue un silencio táctico.

Otros como Julio Busquets entraron en política y los demás se buscaron la vida como pudieron. Los que habían formado parte de manera discreta de GODSA siguieron asesorándoles, incluso tras la salida de Manuel Fraga. Algún día el Partido Popular llegaría al poder y ellos esperaban que ese fuera el momento de su regreso, como así fue, de una manera sorprendente.

FORJA VUELVE
Una de las decisiones más importantes que José María Aznar debió tomar en 1996 tras la llegada al poder, fue designar a un director del CESID que pusiera fin a los años más negros que había pasado el servicio secreto.

Los medios de comunicación habían probado espionajes indiscriminados, colaboración con los GAL y numerosas misiones desarrolladas al servicio exclusivo del Gobierno socialista. Su elección fue sorprendente para los que conocían al elegido, aunque otros muchos lo vieron lógico. Javier Calderón, teniente general en la reserva, asumió el cargo sin que tuvieran en cuenta su pasado como cabeza visible de Forja.

Pero es que era uno de los militares de mayor confianza de los populares durante los anteriores 20 años. Con todo el poder en sus manos, llevó a cabo una limpieza de agentes en la que incluyó a Camacho y a Rey, los dos agentes que demostraron que el CESID bajo su tutela apoyó el golpe. Lo que no se esperaba es que los dos, junto a otro despedido injusto por haberse enfrentado a su hija espía, Manuel Rey, denunciaran públicamente su pasado. Lo mismo le dio.

Como si no pasara nada, se dedicó a lo suyo y llevó a cabo sin trabas los movimientos para recuperar a sus amigos de Forja, principalmente a José Luis Cortina, a quien en un gesto simbólico de gran trascendencia empezó a invitar a las fiestas que daba en el servicio y a quien encargo informes sobre diversos temas. Los agentes que han salido del servicio de malas formas nunca aparecen en esas reuniones; Cortina fue la excepción.

En 2001, Calderón fue sustituido por el diplomático Jorge Dezcallar con lo que acabó la infl uencia de Forja en la sociedad española. Las cosas volvieron a su sitio, lo que quedó demostrado cuando en una fi esta de Navidad el director civil se encontró a Cortina y ordenó que nunca más le volvieran a invitar. La historia de Forja marcó una época en España de una forma que Iñaki Anasagasti defi ne como “una confusa organización de corte sectario y semiclandestina…marcados por el genoma monje-militar-espía”.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario