Se encuentra usted aquí

Los cinco espacios más curiosos de la cárcel Modelo de Barcelona

Lunes, 18 Septiembre, 2017 - 07:00
Después de 113 años de historia, la cárcel de La Modelo de Barcelona ha cerrado sus puertas. Hemos estado en Barcelona para revivir esa pesadilla en sus módulos y celdas.
Texto:Bruno Cardeñosa | Fotos: Sergio Basi
1

EL HORMIGÓN QUE AFEA LA CIUDAD

Ahora se discute qué hacer con la cárcel La Modelo, una mole de hormigón enclavada en el Eixample de Barcelona, en la confluencia de algunas de las arterias que atraviesan la ciudad. Una ciudad bonita, moderna, hermosa, cosmopolita, pero una ciudad con una anomalía como La Modelo. Algunos quieren convertirla en un museo, es decir, una atracción de feria donde se recuerde el dolor y el asco que sintieron los presos que ocuparon las casi mil celdas –auténticas pocilgas incómodas y asquerosas en las que llegaron a meterse tras la Guerra Civil más de 20 personas– que se encuentran en sus ochos módulos. Algunos quizá justifiquen eso aludiendo al sistema penitenciario y su necesaria dureza correctora, pero algunos no creemos en ningún sistema penitenciario –y menos tal y como están concebidos, y más en un país en donde las cárceles y calabozos son verdaderamente tercermundistas, pese a que existan algunos irreflexivos que aludan a la existencia de cárceles cómodas y con servicios–. El destino de La Modelo –y lo digo a título personal– no debe ser otro más que el contenedor. Debe demolerse y desaparecer.

Horarios
Del 3 de julio al 26 de noviembre. Visitas todos los días de la semana, entre las 10.00 y las 20.00 horas. 

Acceso libre, con pre-inscripción obligatoria