Se encuentra usted aquí

HISTORIA DE LA MASONERÍA EN ESPAÑA

Lunes 23 de Febrero, 2009
En sus casi tres siglos de historia, la masonería ha estado a menudo rodeada por un halo de misterio, recelo, secretismo y rumores sobre su participación en complots revolucionarios. En España su presencia, mucho menor que en otros países, ha estado marcada por la prohibición y la persecución a la que se vio sometida durante años por la Iglesia, la monarquía y las dictaduras.
Por: Javier García Blanco

Libros Recomendados :
LA TRADICIÓN MASÓNICA
LA HERMANDAD

¡ Visita nuestra Tienda !
El 24 de junio de 1717, un nutrido grupo de caballeros ingleses se reunieron en la taberna The Goose and Gridiron (El ganso y la parrilla) para dar carta de fundación a una peculiar sociedad que daría mucho que hablar en los siglos siguientes: la Gran Logia de Inglaterra. Aquel acto celebrado en la noche de San Juan marcaba el inicio de la llamada masonería moderna o especulativa y, con su nacimiento, comenzaba el recorrido histórico de una de las instituciones más polémicas, controvertidas y temidas de la historia moderna.
Apenas diez años después, el 17 de abril de 1728, en la Gran Logia de Inglaterra se recibía una carta procedente de España. En ella, un grupo de ciudadanos británicos afincados en la península solicitaban la constitución oficial de una logia en Madrid. Entre los firmantes de aquella misiva destacaban especialmente dos nombres: el de Charles Labeyle –principal fundador y primer Gran Maestre de la logia– y el del Duque de Wharton, un polémico personaje, cuya vida estuvo salpicada de episodios singulares, traiciones políticas y otros escándalos, pero que por otra parte había sido Gran Maestre de la Gran Logia de Inglaterra por un breve espacio de tiempo.
La logia madrileña –cuyos miembros se reunían en un hotel francés de la calle San Bernardo– recibió la legitimidad un año más tarde, registrándose con el número 50, y adoptando el nombre de Las tres flores de Lys (así se llamaba el establecimiento hotelero en el que se reunían sus miembros) o French Arms, aunque en ocasiones es citada también como Matritense. Aquella primera logia masónica creada en suelo español tuvo el honor de ser también la primera del continente reconocida por la Gran Logia de Inglaterra.
Un año más tarde, en 1729, otra logia, la Saint John of Jerusalem solicitaba el permiso para su constitución en Gibraltar. Además, los historiadores de la masonería en España han podido determinar que años después, en 1750, 1755 y 1772, otros grupos de ciudadanos extranjeros intentaron crear logias o celebraron reuniones masónicas en Madrid, Barcelona y Cádiz.
Pese a la proliferación de algunas logias, como las ya mencionadas, lo cierto es que los estudiosos no dudan en calificar la presencia masónica en España durante el siglo XVIII como anecdótica. De hecho, en 1768 la pionera logia de Madrid fue borrada de las listas oficiales de la Gran Logia de Inglaterra, por falta de actividad y, en censos posteriores, como los de 1787 o 1796, únicamente se menciona la existencia de la logia gibraltareña. En cualquier caso, los masones presentes en España en aquellos años suelen corresponder únicamente con extranjeros, generalmente militares y comerciantes. ¿Cuáles fueron los motivos para esta ausencia de entidades masónicas en nuestro país, mientras otros países, como Inglaterra o Francia, veían aumentar el número de logias y de masones año tras año? Pues básicamente uno: la prohibición y persecución iniciadas en aquel siglo por la monarquía y la Inquisición.
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario