Se encuentra usted aquí

«Freaks» en la Corte

Jueves, 11 Mayo, 2017 - 06:41
Que al ser humano le atrae lo raro es un hecho que se pierde en la noche de los tiempos. Las cortes españolas de los siglos XVI y XVII se llenaron de individuos de físico deforme y personalidades singulares que hicieron las delicias de los miembros de la Corte e inmortalizaron grandes pintores. Aquí te ofrecemos una muestra de los que aparecen en el nº143 de Historia de Iberia Vieja
1

El bufón el Primo

NADIE COMO DIEGO VELÁZQUEZ fue capaz de retratar con tanta ternura, con tanta dignidad al bufón del Siglo de Oro. En esta época, como en tantas otras de la Historia, disfrutaban del privilegio de situarse al lado de monarcas y personalidades poderosas y, en muchos casos, contar con una influuencia sobresaliente sobre ellos. No en vano, la actitud burlona e incluso insolente ante los hombres de autoridad, tan sólo les era permitida a ellos. Sus gracias y desgracias provocaban sus carcajadas, y entre dichas desgracias las más notables solían ser las puramente físicas: enfermedades raras, deformidades y, sobre todo, enanismo, se llevaban la palma. Sobre estas líneas, el genio sevillano en uno de sus célebres retratos de los acompañantes de la Corte, en este caso El bufón el Primo.

La documentación sobre la misma parece indicar que la pintura, fechada en 1644, fue trazada por Velázquez durante un viaje de Felipe IV a Aragón, donde fue acompañado por “el Primo”. Pocos retratos de enanos desprenden con tanto talento la personalidad del retratado. Su mirada profunda y la sobriedad de su gesto son de una agudeza técnica sobrecogedora. Este tipo de retratos de bufones de la Corte solían decorar estancias secundarias de los palacios regios.