Jorge Molist: “Fue un auténtico Juego de Tronos en la edad media” | Historia de Iberia VIeja

Se encuentra usted aquí

Jorge Molist: “Fue un auténtico Juego de Tronos en la edad media”

Jueves 26 de Julio, 2018

La novela Canción de sangre y oro (Planeta, 2018) ha ganado el Premio de Novela Fernando Lara. Su autor es Jorge Molist, que se ha convertido en uno de los autores más importantes de las letras españolas.

Tuvimos la ocasión de asistir a la presentación de su libro y charlar en repetidas ocasiones sobre la obra y sobre esta historia realmente desconocida en nuestro país, pese a ser épica como pocas.

Sus obras trasmiten los momentos más tensos que se hayan vivido. Hemos aprovechado su nuevo libro para charlar con él “sobre una realidad que supera la ficción” y sobre la que tuvo la primera pista cuando leía a historiadores británicos.

En este libro, nos sitúas en hace casi mil años, en una época en la que dominar Europa era dominar el mundo. ¿Cómo era nuestro continente entonces?

Obviamente, Europa era muy distinta a la actual, pero los sentimientos de la gente eran bastante parecidos. Tenemos un escenario, en el cual la Península Ibérica seguía en la Reconquista, pero nuestro vecino del norte, Francia, ya se había constituido en un gran país e iba poco a poco dominando espacios que anteriormente habían pertenecido a la Corona de Aragón. Se estaba apoderando del Mediterráneo y se estaba convirtiendo en la gran potencia de la época.

Es decir, en la Europa de entonces estaba España por un lado, por otro Italia, y los malos en esta película: Francia.

Eran los grandes antagonistas de Aragón, aunque en la Península estaba también la Corona de Castilla, que estaba centrada en ese momento en su Reconquista, pero la gran rivalidad era entre Francia y la Corona de Aragón.

Para algunos, en ese momento, lo importante era unir el reino de Sicilia, que era el más importante de Italia, con el reino de Aragón. Entonces hacen casarse a Constanza de Sicilia y Pedro de Aragón. Pero no se conocieron antes, sino que se conocieron en el mismo altar.

Ante la presión de Francia, el Reino de Sicilia necesitaba un aliado, y a través de esa boda, ese aliado era el reino de Aragón. Constanza era una niña entonces, de 13 años, a la que se le obliga a dejarlo todo para casarse con un hombre mucho mayor que ella al que va a conocer justo en el altar.

¡Esta estaba obligada a decir que sí! La hermana de Pedro había sido peor entonces. Tenía 10 años y la casaron con un señor de 25. La obligación de las princesas era después tener hijos…

Cuando pasaron dos años y no tenía hijos, se buscó con el Vaticano un acuerdo y que declaran el “repudio”. Eso la condenó a pasar el resto de su vida en un convento, pero a los 16 años se quedó embarazada. En esa época la vida de las princesas era bastante dura: si no quedaban embarazadas, la culpa se les echaba a ellas. Además, en este caso ya se había “probado” que no era cosa de ellos, ya que sus mujeres y amantes habían tenido hijos con otras mujeres.

En ese entonces, el padre de ella estaba en un verdadero aprieto… Y no le sirvió de mucho, porque al cabo de unos meses lo mataron los franceses con Carlos de Anjou al frente, pero cuando Pedro III se convirtió en rey de Aragón le prometió que vengaría la muerte de su padre. A partir de aquí tenemos un enfrentamiento épico, pero Carlos de Anjou se había convertido ya en un emperador que dominaba media Europa.

En todo este juego estaba el Papa…

Entonces era francés, y en este caso había sido impuesto por la violencia francesa. Carlos de Anjou entró en el cónclave donde estaban reunidos los cardenales, causó pánico, y terminaron votando al candidato francés. Anjou ya estaba planifi cando el ataque al imperio bizantino y había mucho terror. La Iglesia se situó de su lado.

Fue una historia terrible, de guerra, violencia y pasiones.

Así es la historia. El valor de la vida era el valor en la guerra. Lo ocurrido es digno de contarse.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario