Se encuentra usted aquí

Philby contra Franco

Miércoles, 31 Mayo, 2017 - 06:10
El agente secreto más eficiente al servicio de Stalin llegó a nuestro país con una misión: asesinar a Franco. Mientras los españoles se mataban entre ellos, el falso periodista Kim Philby se hacía notar para conseguir un cara a cara con el general. En marzo de 1938 lo tuvo a tiro. ¿Qué pasó para que fracasara?
Por: Fernando Rueda
1

OBJETIVO: ASESINAR A FRANCO

La liberación de España del yugo de los reaccionarios fascistas no es solo de la incumbencia de los españoles, sino la causa común de toda la humanidad progresista”. Quien esto escribía en octubre de 1936 era Josef Stalin, el máximo mandatario ruso, en una carta dirigida a los comunistas españoles en la que dejaba sobradamente claras sus intenciones.

Tras estallar la Guerra Civil española, Stalin tomó la decisión de acabar con la vida de Francisco Franco, el jefe de los rebeldes y uno de los personajes europeos que más odiaba.

Nikolai Yezhov, jefe del NKVD, su servicio secreto, precursor del KGB, fue el encargado de ejecutar esa misión. Los dos años que estuvo al frente del servicio más temido y odiado, le hicieron pasar a la historia como un personaje cruel al que llamaban el “enano sangriento”. Mandó matar a muchos dirigentes extranjeros, entre ellos a Andrés Nin, fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista, más cercano a Trostki que a Stalin, asesinado en España en 1937. Yezhov encargó a su jefe de operaciones encubiertas en Inglaterra, Theodore Maly, que montara la operación para asesinar a Franco de una forma sibilina y discreta. Debía seleccionar a uno de sus agentes ingleses, hacerle viajar a España, conseguir acercarse a él sin levantar sospechas y acabar con la vida del correligionario de Hitler y Mussolini. Maly lo tuvo claro desde el primer momento. Debía seleccionar a alguien capaz de infiltrarse en la llamada zona nacional, obtener información sobre sus planes militares y, cuando encontrara el momento adecuado acabar con la vida de Franco. Había un hombre ideal para esa misión: su hombre era Harold Adrian Russell Philby, más conocido como Kim Philby.